Saltar al contenido

Préstamos para negocios

junio 30, 2020
Préstamos para negocios

Los préstamos son una de las opciones más buscadas para quienes están iniciando un negocio, o para quienes desean invertir en el que ya tienen establecido. Si estás leyendo este post, es porque seguramente estás buscando más información al respecto, así que a continuación, leerás un poco sobre los préstamos para negocios más utilizados en la actualidad y todo lo relacionado a estos.

La función principal de estos instrumentos, básicamente está enmarcada en financiar un negocio determinado, ya sean utilizados para financiar planes de negocios en su totalidad, para mediano o largo plazo; o para darle un impulso preciso a un negocio ya instaurado.

Tipos de préstamos para negocios

Otorgados por bancos

Como bien lo dice su nombre, son préstamos solicitados ante una entidad bancaria, cuyo proceso va desde que se solicita, se otorga y gestiona, hasta que se paga con intereses incluidos. Es un sistema conocido por casi todas las personas, porque se maneja de manera similar a cuando se solicitan créditos personales.

Cada entidad bancaria maneja políticas diferentes. Algunas te solicitarán algún tipo de instrumento que les indique que puedes cumplir con las cuotas de pago. Así como también podrían solicitar en la mayoría de los casos, que les presentes algún proyecto del negocio que desees impulsar. En caso de que se trate de un negocio que ya tenga tiempo establecido, seguramente te podrán solicitar algún informe o balance sobre la situación económica del mismo.

En relación a los intereses en este tipo de préstamos, varían entre un banco y otro, pero por lo general pueden ir entre un 4 y 9%.

Microcréditos

Esta es una alternativa ideal para quienes quieren emprender un negocio pequeño, que no requieran de un alto capital, ya que son préstamos de montos menores a diferencia del tipo anterior.

Préstamos subvencionados

Este préstamo es ideal para aquellas personas que estén en la disposición de responder por el pago del mismo, pero que no puedan pagar los intereses que se generen por este. En este caso, una entidad u otra persona es quien se encargará de pagar dichos intereses.

Crowdfunding

Hoy en día, esta es una tendencia entre los tipos de préstamos, sobre todo para las páginas web. Básicamente se trata de donaciones de particulares. Para que funcione, lo principal es presentar un proyecto del negocio, donde se debe indicar la cantidad de dinero que se requiera.

La idea es que alguna persona pueda otorgar el dinero para la ejecución del proyecto en cuestión, mientras se logra recolectar el capital requerido. Dentro de este sistema, se desprenden dos tipos, uno donde el dinero que se presta no es devuelto, es decir, se dona. Y el otro, donde el dinero se devuelve ya sea con intereses o sin ellos (lo cual también se deberá indicar en la presentación inicial del proyecto).

Préstamos para negocios

Lease-Back y Rent-Back

Estos dos tipos de préstamos, básicamente se basan en que una entidad bancaria puede comprar alguno de tus bienes, por ejemplo, una casa o un carro, y al mismo tiempo te las alquila por un determinado costo, pudiendo darte la oportunidad de obtener el préstamo que requieres sin que pierdas los bienes que posees.

La diferencia entre ambas, radica que en el Lease-back podrás comprar nuevamente la propiedad, mientras que en el Rent-Back no es posible.

Estos tipos de préstamos no son otorgados a todo el que lo desee. De hecho, es concedido mayormente a empresas que están consolidadas en el mercado, cuyos ingresos sean elevados y posean bienes de alto valor económico.

Ventajas de los préstamos para negocios

Ya sea que desees emprender en un nuevo negocio, o desees impulsar aún más el que ya tienes, obtener un préstamo te brinda varios beneficios, tales como los siguientes:

  • Puedes contar con un capital de manera inmediata. Una vez se haya aprobado tu préstamo, en caso de que lo hayas solicitado a una entidad bancaria, o en caso de que lo obtengas de alguna empresa privada, podrás contar con el dinero rápidamente.
  • Te permitirá fortalecer tu ciclo productivo. Ya sea que estés empezando o tengas ya un negocio establecido, te permitirá consolidar mejor tu negocio.
  • Podrás obtener financiamiento para que obtengas materia prima para la producción de algún producto, o para cubrir los gastos de otros servicios para el funcionamiento del negocio.
  • Creas un historial crediticio. Lo que como empresa nueva o ya fundada es ventajoso, ya que te brindan credibilidad y te permitirá atraer acreedores más adelante.
  • Puedes optar por plazos a pagar que sean cómodos para ti, ya sean a corto o largo plazo. De hecho, muchas instituciones te dan opciones de pago tomando en cuenta que estés emprendiendo en un nuevo negocio, dándote la oportunidad de pagar cuotas de menor valor al inicio (permitiéndote reestructurar tus pagos), y ya luego, una vez que tu negocio tenga más solvencia, podrás pagar cuotas de mayor precio.

Entre otras, que podrás disfrutar dependiendo de quien te ofrezca el préstamo.

Factores que debes considerar al solicitar préstamos para negocios

  • El monto a solicitar. Es necesario que tengas claro cuál es el capital que vas a solicitar. Para esto, lo recomendable es que realices un plan de negocio, para que sepas qué cantidad de dinero necesitas para emprender tu negocio o para cubrir los gastos subsiguientes. En este punto se pueden cometer dos errores: uno, solicitar un monto mucho mayor del que se necesita, porque seguramente al tener dinero sobrante, puedes gastarlo en cosas superfluas, por lo que terminarías pagando más intereses sin necesidad. O, al contrario, podrías solicitar un monto menor a lo que realmente requieras, y sobre todo si estas comenzando un negocio, tampoco es la mejor opción.
  • Por supuesto, cuando vas a solicitar un préstamo, lo ideal es que antes de tomar una decisión apresurada, primero te detengas a estudiar varias opciones de diversas instituciones o entidades financieras, a fin de que puedas elegir la que te ofrezca mejores beneficios y una taza de interés más baja.
  • Plazo para pagar. En este punto es importante que tomes en cuenta tu capacidad de pago. Es necesario que analices que, a mayor plazo es menor el valor de la cuota, pero también significa mayores intereses. Por lo que, dependiendo de tu presupuesto, estudies la posibilidad de pagar cuotas de mayor valor, pero esto te permitirá pagarlas más rápido, generando un menor interés.
  • Debes informarte bien sobre lo que ofrecen, y aclarar cualquier duda que tengas.
  • Antes de tomar una decisión, lo mejor es que solicites una cotización a varias instituciones y las compares para que elijas la más adecuada a tus requerimientos y necesidades.

A la hora de emprender un nuevo negocio o ayudar a consolidar otro, los préstamos son una buena opción al requerir capital.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies